domingo, 25 de marzo de 2012

Quiche de coliflor y pavo

Una hora menos en el dia no se hecha de menos si hace frio o está gris, pero cuando el dia pinta como el de hoy, es un auténtico desperdicio . Hemos tenido un maravillo domingo de primavera de 23 horas. Y yo , que con 24 no tengo suficiente, no estoy nada de acuerdo con estos apaños de cambios de horas, sobre todo si me las quitan. Pero , como por mucho que yo reivindique y patalee nadie me va a hacer caso, lo mejor es que vaya al grano y pase del tema. Hoy tenia muchas cosas que hacer y menos tiempo para ellas, asi que no me he complicado con las comidas, una quiche , que se hace rapido y gusta a todos. No tuve que pararme mucho a pensar en los ingredientes estrella, los dos filetes de pavo que sobraron al mediodia y la coliflor que esperaba su turno en el cajón de la despensa. Ni te cuento lo bien que han congeniado.



Ingredientes para un molde de 30 cm:

1 lámina de masa quebrada (brise) casera o comprada
6 huevos
2 cucharadas de creme fraîche espesa
2 filetes de pavo salpimentados y hechos a la plancha
1/2 coliflor
Mozzarella al gusto

Preparación expréss:

1. Sacar la masa de la nevera 15 minutos antes de desenrollarla, mientras tanto:

2. Cortar la coliflor en floretes y cocerla en agua con sal durante 5 minutos, que se quede enterita. Reservar.

3.Cortar los filetes en daditos.

4. Batir los huevos con la creme fraîche. Salar.

5. Incorporar el pavo en trocitos. Reservar.

6. Desenrollar la masa y extenderla en el molde que váis a utilizar conservando el papel en el que viene envuelta.

7.Presionar los bordes y e fondo de tarta contra el molde.

8. Recortar el papel sulfurizado que sobresalga.

9. Picar con un tenedor los bordes y el fondo de la tarta para que no se suba mucho.

10. Repartir los huevos y el pavo y añadir los floretes de coliflor. Añadir también la mozarella en láminas por encima.

11. Hornear a 200 °C durante 20 - 25 minutos en la parte baja .



Listo. A disfrutar de las horas que quedan de este domingo recortado.
Os deseo una estupenda semana.

domingo, 18 de marzo de 2012

Canónigos en 3 variantes: en crema, en pesto y en ensalada.

Los canónigos son una verdura de invierno por excelencia y que está muy de moda aqui en Francia. Es una pequeña planta anual que crece por todos lados en Europa en estado salvaje, vamos, como malas hierbas. Sus hojas tienen un sabor muy agradable y además tiene innumerables virtudes vitaminicas.



Son una de estas verduritas de las que te pones a enumerar sus excelencias y tienes que parar a respirar porque son muchas: contiene vitamina C, vitamina E y beta carotenos. Tiene propiedades antioxidantes y permite luchar contra los radicales libres y el envejecimiento de las células. Es además rica en vitamina B9 y hierro.

Los canónigos proceden del sur de Europa, del Norte de Africa y del oeste de Asia. Se extendieron rápidamente por el resto de Europa , donde se instalaron en los campos de cereales como "malas hierbas". Lo mismo ocurrió en América, en algunos estados del sur constituye una auténtica plaga para los agricultores, que los eliminan con ayuda de herbicidas quimicos.

Al mismo tiempo son una de las verduras preferidas de los franceses, que durante siglos las han recolectado en estado salvaje durante el invierno, periodo del año en la que está en su mejor momento. Se le atribuyen propiedades relajantes, le viene de familia, no en vano tiene una prima lejana que seguro conoces, la valeriana.



A fuerza de verlos todos los dias en el mercado y en los restaurantes, forma ya parte de mi dieta desde hace algun tiempo, y ahora que el invierno ya termina y estoy empezando a ver menos esos ramitos verdes, es hora de hacer una recopilación de las tres formas más habituales que tenemos de comerlos en casa. La idea me la ha dado una de las revistas de las que ya os he hablado: Régal, que en su numero de diciembre ya preparó un especial dedicado a la mâche. Asi es como se llama a los canonigos en francés. Por cierto, su nombre en español tiene un origen muy curioso que he aprendido en euroresidentes, y es que se les daba a comer esta hierba a los canónigos para que no se excitaran sexualemente y asi no pecaran, dado que siempre se le han reconocido propiedades relajantes y antiestimulantes por venir de la familia de las Valerianáceas.

Vamos allá con las recetas, ésta vez hay tres en la misma entrada, intentaré ser breve.

Ensalada de canónigos con peras y ricotta

150 gramos de canónigos
2 peras conferencia
1 limon
200 gramos de ricotta
un puñado de nueces peladas y partidas
1 c.s. de aceite de nuez
1 c.s de aceite de oliva
sal y pimienta


1. Lavar y secar el limón. Rallar la cáscara encima de un bol. Añadir el ricotta y 1 c. S de aceite oliva. Salpimentar.  Espachurrar con un tenedor.

2.Pelar y quitar las pepitas de las peras. Cortarlas en rodajas. Regarlas con el zumo del limón.

3. Lavar y escurrir los canónigos. Colocarlos en una ensaladera. Salpimentar y aliñar con aceite de nuez y de oliva. Mezclar rápidamente. Colocar en los platos con las peras y las nueces. Repartir el ricotta y servir.


Crema de canónigos con creme fraîche

250 gramos de canónigos
2 cebollas pequeñas
200 gramos de patatas (ratte)
1 litro de caldo de verduras
20 cl de creme fraîche
20 gramos de mantequilla
Sal y pimienta blanca
Ketchup para decorar



1. Lavar y escurrir los canónigos. Pelar y picar las cebollas. Pelar y cortar en daditos las patatas.

2. Fundir la mantequilla en una cacerola. Pochar las cebollas . Añadir los canónigos y mezclar durante 2 o 3 minutos a fuego suave. Verter el caldo de verduras. Cuando empiece a hervir añadir las patatas y salar. Cocer durante unos 15 minutos.

3. Batir la crema con la creme fraîche. Rectificar de sal. Decorar y servir.


Pesto de canónigos

50 gramos de canónigos
150 gramos de queso fresco
1 limón
sal y pimienta



1. Cortar con tijeras los canóonigos. Espachurrar el queso con la cáscara del limón rallada y un poquito del zumo. Incorporar los canonigos  y continuar mezclando. Salpimentar.

Es ideal para comerlo en una tostada de pan, en un sandwich o para mojar otras verduritas crudas en aperitivo. Si ademas lo acompañais de unas nueces, mejor que mejor. Le van genial.

 Espero que os haya gustado el tres en uno de hoy , me despido para dejaros digerir todo bien y os deseo una estupenda semana. :)

sábado, 10 de marzo de 2012

Mini cakes a la mermelada de manzana , azucar y nueces

Me he pasado unas cuantas tardes de este invierno preparando mermeladas. Algunas las he publicado, como la de naranja y cardamomo y la de manzanas, caramelo y nueces. Otras esperan su turno, colocaditas en un armario que tengo en el garage. Es mi favorito, lleno de colores y frutitas mezcladas.

He regalado algunos botes y han gustado mucho, y algun otro esta apuntito de salir envuelto en papel burbuja , algodón y papel de periódico, toda precaución es poca cuando se viaja .... sé que a las destinatarias les va a gustar la sorpresa.

Las mermeladas son asi, si has hecho alguna vez me entiendes. Te inundan la casa de olores deliciosos. Tienen éxitos con las amistades y además, las puedes disfrutar de muchas formas una vez que abres uno de esos tarritos que has preparado el invierno anterior. En una tostada, con yogur, con queso, y también, porqué no, de invitada principal en un bizcocho.



Ingredientes para 4 o 6 mini cakes

170 gramos de harina
1 huevo gordo
100 gramos de azucar
10 cl de crema liquida o nata
2 c.c de levadura quimica



Preparación

1. Precalentar el horno a 180 ° C.

2. Untar de mantequilla y enharinar los moldes que vayais a utilizar.

3. Batir el huevo con el azucar. Añadir la crema liquida y el harina progresivamente. Incorporar la mermelada y mezclar bien. Incorporar delicadamente la levadura.

4.Una vez que la levadura esta en la preparación, verter ésta rápidamente en los moldes.

5. Meter al horno durante 25 minutos aproximadamente.

6. Dejar enfriar un poco antes de desmoldar.

Y a disfrutar para desayunar o merendar , con leche o con un café como yo me lo he tomado esta mañana. Os deseo una estupenda semana.
 

domingo, 4 de marzo de 2012

Berenjenas rellenas a la italiana con propina de jamón

Una propuesta sencilla y completa para una cena de todos los dias. Con productos básicos  que seguro tienes en tu despensa o en tu nevera. A veces no queremos complicarnos a la hora de preparar un plato, pero al mismo tiempo no queremos renunciar a mimarnos con buenos sabores y texturas. Esta receta me la dió mi tio Pedro, uno de los mejores cocineros de la familia , y hacia mucho tiempo que no la preparaba. Originalmente no lleva jamón serrano, pero le ha dado un toque de sabor importante. Lo que más me gusta es el contraste entre la textura de la berenjena asada, melosita y perfumuda con el orégano, y la del gratinado fundido y mezclado con el jamón, que saca todo su caracter con el toque de horno.
 
 Vamos a ello, es muy facil de preparar y sobre todo de comer.
 
 

Ingredientes para 3 personas:

1 berenjena no muy grande por persona
1/2 cebolla grande o 1 pequeña
1 tomate
1 diente de ajo
queso parmesano fundido
queso emmental para gratinar
2 buenas lonchas de jamón serrano cortadas en tiritas
orégano, aceite de oliva y sal

Preparación:

1. Lavar y secar las berenjenas. Cortarlas por la mitad a lo largo y hacer unas incisiones. Colocarlas en una bandeja para horno, poner sal y pintar con un poquito de aceite de oliva. Hornear a 180°C durante 20 minutos.


2. Mientras tanto picar la cebolla , el ajo y el tomate en cuadraditos .Sofreir , cuando esté pochadito añadir el tomate y seguir rehogando.

3. Sacar las berenjenas del horno y quitarles la carne , reservar la piel con un poquito de ésta. Trocearla e incorporarla al sofrito anterior con un poquito de orégano y sal.

4. Rellenar las bases de berenjena con la mezcla anterior. Espolvorear con queso parmesano. Colocar las tiras de jamon serrano y terminar con el queso para gratinar.





Están listas para darles el ultimo toque de horno y gratinar. Las he tenido hasta que han cogido este bonito color dorado.


Bon appétit ! 
 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails